miércoles, 9 de enero de 2013

Mala rosa





En este mundo de sueños sin gloria
preñado de silencios y fría historia,
los inviernos se instalan con más frecuencia
entre los azulados témpanos de mi memoria.


Aromas de pasados perdidos,
flotando entre naranjos y mangos,
tus ojos iluminan tangos,
y tu sonrisa olvidos.


Porque de un pétalo carezco,
y de frialdad estremezco,
me llaman la mala rosa.

Aunque nací en mayo
me llaman la mala rosa, 
por no nacer de tu tallo.




Gerardo Rivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario