martes, 11 de junio de 2013

Alborada


Suenan acordes de gaitas
por una pastora enamorada,
notas que danzan sin rumbo ni norte
en la memoria de su tibia alborada,
llanto hecho melodía
por un amor perdido
ayer, muy de mañana,
al rayar el día.

No llores más pastora herida
tu amor llegará en un barquito velero,
surcando la mar, en la lejanía,
busca tus besos perdidos,
siempre al rayar el día.

Gerardo Rivas.