martes, 18 de octubre de 2011

Mendigo

x
Soy tu particular Diógenes
buscando por caminos desiertos
trozos de ti, de tu imagen,
fotos de tu vida con bordes ondulados,
recogiendo todo lo que has dejado en tu andar,
recuerdos perdidos, miradas que nunca se cruzaron,
besos deseados y no correspondidos,
suspiros que no llegaron a exhalarse,
y lágrimas que jamás fueron vertidas.

Los recuerdos que te gustan, para ti los dejo,
solo quiero los que tu desechas,
y mi alma seca como la flor entre un libro
cobra vida al mirarlos,
y tomo conciencia que en un pasado lejano,
yo dispuse del perfume que tu anhelabas.

Gerardo Rivas

2 comentarios:

  1. ¿Qué perfume usas?, me preguntaste.
    Y yo, riendo te dije: ¡Ninguno! Tú me siembras cada día de flores, y yo huelo a nuestra primavera.

    Esas son las flores que pusimos en tus libros, y ese el aroma que siempre me regalaste.

    Te quiero

    ResponderEliminar
  2. Ayssss,qué gusto da entrar aquí y respirar este perfume inigualable del amor.
    Precioso texto y también el comentario!
    ;)
    Besos.

    ResponderEliminar