jueves, 2 de junio de 2011

CauSaliDad


Hoy me he levantado sacudiéndome un sentimiento oscuro que ayer ensombreció mi alma, durante este proceso he recordado que hasta no hace mucho tiempo deambulaba por las calles desiertas de una ciudad carente de vida, buscando refugio en pequeños rincones donde predominaba la ausencia de todo tipo de sentimiento, y donde todo era silencio de un cómodo color gris.Siempre he lamentando que no exista un hospital para lesiones del alma, con sus urgencias, quirófanos, y dotado de la última tecnología. Hoy por fortuna, y por una causalidad, se han restañado todas las lesiones que mi alma padecía, soy feliz, la tristeza ha desaparecido porque he encontrado el amor que he esperado desde mi niñez, transformando el gris que predominaba en mi vida, en un espléndido color azul. Mi hospital has sido tú, y por fin he comprendido que no se trata de edificios sino de personas: cada uno de nosotros somos un hospital para otra persona necesitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario